Robinson ha muerto.


Volteo a ver hacia abajo y mientras acaricio sus labios con la yema de los dedos le comento que tiene una vagina muy hermosa. Ella se sonroja y se tapa la cara para que no vea sus pómulos enrojecidos.
-¿Sabes lo que no entiendo? – me dice
-¿Qué? – le pregunté
Recorro mi cuerpo hasta la mitad de la cama para que mi cabeza esté a la altura de su entrepierna.
-Cómo es que Bob Kane nunca acreditó debidamente a Jerry Robinson.-
-¿A quién?- volví a preguntar
Le pellizco el clítoris y ella sorbe entre dientes el aire que se filtra por sus manos.
-A Jerry Robinson, ó incluso a Bill Finger, que lo ayudaron a crear el mundo donde ahora vive Batman.-
Contrae las piernas en modo de defensa y levanta su trasero a la altura de mi mentón.
-¿Batman eh?-
Beso ambos glúteos con paciencia, mientras dos de mi dedos se abren paso por su velllo púbico. Utilizo ambas manos para abrirle paso a mi lengua, mezclando su humedad con la mía.
-Kane siempre dijo que Batman era de su completa autoría, lo cual no es verdad. Si no fuera por Finger que rediseñó su traje y le dio la idea de que fuera un playboy millonario no podría haber justificado los ingresos para crear una baticueva.-
-Baticueva…- contesté, sin prestar tanta atención
Le tomo por los muslos mientras suelto largos lenguetazos que la recorren de sur a norte.
-O incluso el hecho de que pase las noches combatiendo el crimen; dime, ¿quién más podría dedicarse a eso aparte de Bruno Díaz en Ciudad Gótica?-
-Nadie…- contesté mientras aspiraba el aroma de su entrepierna.
Ella me pasa ambas manos por detrás de las orejas,acercándome más hacia sus adentros.
-Exacto, nadie, y aún así, aún teniendo todo eso Batman no era un personaje redondo, puesto que pudo haber usado sus riquezas en programas de apoyo juveniles en contra de la delicuencia. Ó pudo haber usado sus conexiones con los altos mandos para neutralizar los grupos de crimen organizado. Pero no lo hizo, ¿y sabes por qué?-
-¿hum?-
Ahora son tres dedos los que pongo dentro de ella, en busca de su punto g. La punta de mi lengua le da vueltas a su clítoris, y le sorbo un poco de sus jugos cálidos.
-Por El Guasón. La única motivación de un personaje como El Guasón es ser la antítesis de Batman. El Guasón, como lo ha demostrado en repetidas ocasiones, no busca riquezas ni poder, ni siquiera busca la muerte de su enemigo per sé. El Guasón busca ser la razón por la que Batman quiera despertarse al siguiente día y regresar a las calles a combatir el crimen, y lo es. Si Jerry Robinson no hubiera inventado a El guasón, nadie recordaría a Baaaaa-a-ba-Batman.-
-¿Te corriste? – le pregunté
-Sí- me contestó con fatiga
-Yo también.-
Me volví a acomodar con mi cabeza a su lado, frotando su vagina con suma delicadeza. Veía en su cara los sentimientos de alivio y frustación mezclados, tanto por el oral que le acababa de dar como por la muerte de Jerry Robinson que anunciaron en los periódicos por la mañana. Quité la mano de encima de su vagina para descubrir un par de labios enrojecidos, como los de un payaso. Pasé esa misma mano por entre sus cabellos mientras le comentaba que también tenía un rostro muy hermoso. Ella se tapó la vagina porque mi comentario la había apenado, y le besé los otros labios.


(dedicado a Jerry Robinson 1922-2011)



Entradas populares