Escritores estúpidos. 1/6

La literatura es un terreno bastante extraño por el cual se puede pisar. Uno nunca sabe qué está bien o qué está mal, a quién le vas a gustar o a quién no. En una crítica privada te pueden decir maravillas, quitarte los zapatos para besarte los pies pero ya cuando se hace una crítica escrita (para ser esta publicada) cambia el ánimo del que juzga, pasando de “qué bien escribes” a “qué bien escribes, pero no tanto como yo”. Nuestra gente es bastante limitada, contamos con pocos literatos y estos le tienen que jugar al todólogo en México. Un escritor es poeta, narrador, ensayista, guionista, editor, crítico, jurado, promotor y un sinfín de artimañas que tengan que ver con el mundo de la literatura (como ya había escrito antes en algún lugar, ser escritor no te deja tiempo para escribir). El círculo de la gente que maneja la cultura literaria en México es tan cerrado que al conocer a unos cuantos ya conociste a todos (y por todos me refiero a eso, absolutamente TODOS). Entonces estos escritores donde suelen flaquear es en el género de la crítica, ya que como el chiste de los cangrejos en la cubeta, dirán algunas cuantas acotaciones de lo que estuvo bien pero remarcarán fuertemente en lo que estuvo mal y no sólo eso, sino que se darán el lujo de describir como es que ellos mismos, si hubieran sido los originales autores del texto, lo hubieran avivado y mejorado. ¿Por qué se extinguen los lectores? Simplemente por confusión. ¿Qué voy a leer si esta crítica me dice que el libro es muy bueno y esta otra me dice exactamente lo contrario? Y aparte de eso, me dicen que aunque sea bueno o malo, el mejor de todos es el crítico, porque tuvo la sagacidad de poder resolver el significado del texto. ¿Qué buscan críticos? ¿Qué solo se lean las críticas y nunca los libros? Si es por ahí el camino no están haciendo ningún bien a la literatura; Nada de bueno tiene una rebaño de lectores desorientados.

Entradas populares