Estábamos rodeados por la nostalgia.

¡Ay wey nuestra pubertad!
Con todas esas noches de peda en donde tomábamos tonayán
y le poníamos las calcomanías de nuestras cervezas Sol al primero que se quedara dormido.
¿Pasaba todo eso? ¿De verdad? ¿Cómo es que yo no me acuerdo?
¿No te acuerdas de tus novias? ¿De la que te la mamó en Plaza Cuernavaca?
¿A la que le metiste un tubo de esos para colgar cortinas desde su balcón?
¿Cómo se llamaban? ¿A qué edad fue eso?
Ah si y tu carro, un vocho naranja del que te dieron las llaves cuando nos graduamos de la secundaria.
¡Cabrón! ¡Si esa misma noche lo chocamos!
¿De quién hablas? ¿Estudiábamos en donde mismo?
Como puede ser amigo, mi mejor amigo que no te acuerdes de nada de esto
No sé, me suena muy familiar, pero pensaba que todo lo había visto en una película.
Bebiste y bebí por el resto de la noche.
Tú tratando de recordar algo que yo describía como si lo estuviera contemplando en la palma de mis manos.
Te encantó mi forma de hablar y te moriste al saber que también me gustaba escribir. Me preguntaste al otro día antes de subirte a tu auto si podía escribir un poema que se tratara sobre esa noche que pasamos juntos rodeados de nostalgia.
Me encantaría poder escribir algo
sobre lo mucho que te quiero
y lo bien que nos la pasamos
pero estaba pedo y ya no me acuerdo
de nada
sorry.

Entradas populares