Amor, mujeres y otros mitos.

- Odio a las prostitutas, siempre me roban el corazón y la cartera.

-¿Seré el único que repasará a diario las mujeres que he amado y quienes me han amado a mí?

-Los ojos de los amantes están acostumbrados a ver de cerca. Su vista se limita a la cercanía de su pareja. En los cuartos, ya cuando todo está a oscuras, se convierten en topos hedonistas.

-Lo que más puede desconcertar y abrumar a una mujer se encuentra en la lógica del diálogo.

-Así como el llanto del hombre es muchísimo más dramático que el de la mujer, la traición de la mujer es peor que la del hombre.

-Una mujer no está desnuda cuando se despoja de sus ropas, sino cuando los hombres a su alrededor pierden interés en ella y la ignoran. Es ahí, ante el despecho de la soledad, donde sus cuerpos se vuelven frágiles y temerosos. Perder al séquito de hombres que las siguen sólo demuestra quienes verdaderamente son, y es ahí donde la desnudez aparece.

-Es mucho más fácil conseguir una mujer que te ofrezca un hermoso cuerpo que una que te ofrezca una hermosa mente.

-Yo no podría ser homosexual. Tener una pareja hombre sería demasiado perfecto para mí. ¿De qué nos pelearíamos? ¿De que sea drogadicto y caliente? Creo que sería lo primero que buscaría en mi pareja. ¿De que me engañe? No podría esperar menos, en realidad si no lo hiciera me sentiría como si estuviera haciendo algo mal. ¿En qué forma su traición podría ser peor que la de la mujer? ¿De qué me quejaría si mi pareja fuera hombre?

-Cada hombre es un hombre diferente dependiendo de la mujer con la que se acompaña.

-¿Infidelidad? Infidelidad la que uno hace al negar sus achaques animalescos. Infidelidad no cogerse a todas las mujeres del mundo, por que eso es lo que de verdad nos pide el cuerpo. Somos infieles a la naturaleza para serle fieles a unos cuantos humanos ¡Hazme el chingado favor!

-La mujer es panóptica. Su valor recae en la imagen, en la belleza propia de los colores, las formas, las texturas y las tonalidades. El hombre por otro lado nunca ha sido bello ni su imagen importante. Lo que es importante es su mente. La mujer panóptica y el hombre conceptual. Las artes que están más cercanas a las mujeres (como lo son la danza y la pintura) constituyen el exaltamiento y construcción de la imagen, pero las artes del hombre (como la literatura y la arquitectura) son basadas en conceptos de valor abstracto o metafórico. El hombre no aporta panóptica porque es su idealización lo que es más importante. La mujer está más ligada con el cuerpo y por eso mismo la mujer está mucho más ligada con lo físico y lo material. Sus gustos recaen en lo existencial y lo temporal, más sin embargo el hombre es completamente idealizador y metafísico, buscando siempre significados extra-terrenales. Así como apunta Yépez en sus ensayos, la mujer es psicohistóricamente relacionada con el cuerpo y el hombre con la mente. Las bellas artes son propiamente adueñadas por la femineidad y las otras artes (las de raciocinio) son mucho mayormente relacionadas con el hombre.

Entradas populares