Chat.

Tú me escribes cosas como
creí que tu amor era un chiste y
nunca te tomé en serio por miedo.
Siento como los malos sueños y
todo el rencor
posa sobre mí.
La sangre se irriga como un baño de agua caliente
recorriendo mi cuello
y mi espalda,
ambientando el cuarto
volviendo el aire denso y brumoso.
Mi garganta se contrae y mis dientes se tensan.
Paso el último trago de ron a través de mi lengua dejando que se bañe de su sabor etílico.
Cierro los ojos sintiendo como el alcohol
invade mi ser como una ráfaga silenciosa y humeante.
La muerte se hace presente através de mi odio. Como el tenue olor a gas cuando se deja alguna
llave abierta en la cocina.
Yo me le quedo viendo a la pantalla
con los dedos suspendidos
pensando en responderte, pero la respuesta
sólo se queda en el pensar.

Entradas populares