Sonido y visión.

Los efectos de sonido
provenientes de la calle es lo único que ambienta mi
estado actual.
Me encuentro solo y agobiado, añorando mis tiempos en otros lugares.
Con mujeres.
Hay una mujer en específico que en realidad nunca me ha llegado a importar regresar con ella o algo por lo
parecido. Pero lo que si recuerdo es su vagina.
Siempre que me masturbo su vagina aparece enfrente de mí.
Hinchada y húmeda, golpeada con mi amor. Y pienso “qué mala novia, pero qué buena vagina Dios mío”.
Y lo pienso dos o tres veces al día, mientras me masturbo
en silencio con los efectos de sonidos de la calle ambientando mi crema Nivea
y mi tira de papel de baño.
Vaya que si la extraño.

Entradas populares