Algún día.

Cuando me muera todos los críticos y los que
escriben artículos sobre literatura
voltearán a verme y dirán
“Era muy bueno”
y dirán
“Nadie supo reconocer su talento”
Para entonces los editores de Mondadori y de Anagrama
se pelearán con uñas y dientes por los derechos de publicar mis
poemas.
En Domingo7 harán una cápsula especial sobre mi biografia
y discutirán sobre mis libros y los compararán
con los de Jorge Dorantes y los de
Cioran.
Le pondrán mi nombre a una calle y a una sala de museo
en Cuernavaca.
Cuando por fin me muera derrocaré el puesto de Carlos Cuauhtémoc Sánchez en todas las preparatorias
y mis cuentos se ofrecerán en la clase de literatura.
Harán un documental sobre mi vida y entrevistarán a mis amigos y a
mi familia. Y cuando se estrene, asistirán todas las mujeres que he amado
y se sentarán en la misma fila
compartiendo sus llantos.
Algún día seré famoso y yo no tendré nada que ver con ello. Será increíble.

Entradas populares