Somos una pareja.

Pero no importaba qué tan cauteloso era cuando iba a verse con otras mujeres, ni qué tan bueno era mintiendo ocultando sus infidelidades. Su novia había aprendido cómo hacerlo hablar mientras estaba dormido y de esa forma lograba que se delatara por completo en unos pocos minutos cerca de la medianoche. Él siempre pensó que ella era demasiado inteligente y que por ello sus tretas nunca resultaban, y ella nunca reveló su secreto, sabiendo que era su mejor arma para poder controlarlo.

Entradas populares