El albúm de fotos.

Cuando mis padres se divorciaron
no recuerdo bien cómo fue el reparto de
los bienes
pero mi madre estaba segura en querer sólo una cosa:los álbumes de fotos.
Largos años pasaron
llenos de discusiones sobre quien los tenía
donde habían quedado
si se habían perdido
o sí los habían escondido
Pasaron casi cinco años para que los álbumes regresaran
mi padre los llevó a la casa, donde sólo estaba mi hermano
me marcó para saludarme y se despidió rápido
porque le urgía salir de lo que alguna vez había sido su hogar.
Cuando abrimos el álbum
las fotos de mi madre tenían un bigote pintado
y donde antes estaba la cara de mi padre había un recorte ovalado
(no quería que las usáramos para hacerle
brujería).
Estoy de acuerdo, nunca fuimos una familia modelo
pero al menos siempre sabemos cómo hacernos reír
los unos a los
otros.

Entradas populares