Orgullo.

Lo volteé a ver con orgullo, llenando mi pecho con aire.
- Te amo como al hijo que nunca desee tener.
-Pero papá, yo soy tu hijo.
-Lo sé – le contesté- todavía no sé definir si eso es algo bueno o algo malo.

Entradas populares