Juan estaba muy enojado y se vengó.

Me tienes que creer, Juan. Lo que le hice a tu hermana no estaba contemplado… es más, ni siquiera lo disfruté, ya ni me acuerdo. No, te lo juro que no dijo nada mientras me le acercaba. Nada, ni un chistar de su boca. ¿Qué tienes en la espalda Juan? Juan, de verdad, fue sin ninguna intención… aleja eso de mí, me estás asustando. Mira, yo nunca quise que pasara lo que pasó, ¿podrías bajar eso por favor? No Juan de verdad yo solo la… ¡arghhgahghah!

Entradas populares