Hermano

Le escupí mientras se recostaba en el suelo con la nariz sangrante y el labio partido. Le dije No te arranco los ojos sólo por lo mucho que se parecen a los de nuestra madre. A los hermanos nos gusta llevarnos pesado.

Entradas populares