Bronceado.

Cuando se quitó la playera se dio cuenta de lo mal bronceados que estaban sus brazos. Un poco más arriba del codo sus brazos eran completamente morenos pero había una línea que delimitaba un color más pálido mientras se acercaba a su hombro. Lo mismo pasaba con su cuello y su cara, morenos, casi morados y su pecho blanco. En primer pensamiento sintió bastante vergüenza de que lo vieran de esa forma en la playa, se sintió muy feo. Pero después se dijo que nada importaba porque nadie ahí lo conocía y eso lo hizo sentirse más cómodo.

Entradas populares